Varicocele

El varicocele se define como una dilatación anormal en las venas del testículo, que con mayor frecuencia ocurre en el izquierdo. Es la primera causa reversible de infertilidad masculina. Los varicoceles son sumamente frecuentes entre los hombres, cerca del 35% lo van a ser portadores sin embargo solo unos cuantos son los que tienen manifestaciones clínicas y por ende, ocuparían algún tipo de tratamiento.

Los síntomas principales de un varicoele son

  1. Dolor testicular
  2. Sensación de abultamiento escrotal
  3. infertilidad

Los daños en el testículo a consecuencia de un varicocele derivan en el retorno anómalo de sangre hacia el testículo. Este reflujo anormal produce 

  • congestión
  • aumento de presión
  • aumento de temperatura
  • reflujo de metabolitos tóxicos del riñón

Esto produce una formación anormal de espermatozoides en número, forma, motilidad y calidad lo que causa infertilidad. Su diagnóstico se realiza por ultrasonido y posteriormente por un espermograma.

Su manejo es 100% quirúrgico mediante una pequeña cirugía ambulatoria en la ingle que consiste en ligar las venas que van hacia el testículo para evitar el reflujo de sangre. La recuperación de la cirugía es bastante corta y se requiere una incapacidad de una semana aproximadamente.

HIDROCELE

Un hidrocele se define como un acúmulo anormal de líquido entre las túnicas del testículo. Sus causas son muy variadas: traumas, infecciones previas, cirugías previas o sin causa aparente. Son más frecuentes en hombres mayores y su manejo siempre es quirúrgico. 

Cuando son pequeños suelen pasar desapercibidos sin embargo pueden llegar a tener un tamaño muy grande causándole al paciente pesadez, dolor malestar y sensación de masa testicular. Su diagnóstico se realiza por un ultrasonido. 

La cirugía consiste en drenar el líquido y extirpar las túnicas que producen el líquido para así resolver el problema de forma definitiva. 

 

Quistes de epidídimo

Los quistes de epidídimo son lesiones benignas del órgano que recubre el testículo en su polo superior. Es producido por obstrucción de los conductillos que llevan espermas del testículo al epidídimo. Suelen ser asintomáticos en la mayoría de los casos sin embargo a algunos pacientes les causa mucho dolor. Pueden llegar a tener un tamaño considerable y alcanzar a ser más grandes que el propio testículo. El estudio diagnóstico de elección es el ultrasonido testicular.

El manejo de esta patología es quirúrgica y relativamente sencilla. Su recuperación es bastante rápida y requiere cerca de una semana de reposo. 

La indicación principal para operar estos quistes son su tamaño. Si llegan a ser del tamaño del testículo ya se puede considerar la opción quirúrgica. El dolor es relativo por que no necesariamente se les va a resolver con la cirugía, así que hay que hacerles siempre esta aclaración a los pacientes.

Reversión de vasectomía

Cuando un paciente se realiza la vasectomía, debería de considerar el procedimiento como definitivo.Sin embargo, en algunas circunstancias el paciente tiene la opción de reversar la vasectomía mediante un procedimiento quirúrgico llamado vaso vasosotomía. 

Es un procedimeinto complejo, largo y meticuloso. Consiste en unir con la ayuda de un microscopio e hilos muy finos casi imperceptibles con el ojo, los dos cabos de los conductos deferentes que fueron seccionados y ligados en la vasectomía.

Tiene una buena tasa de éxito si es realizada con poco tiempo (menos de 5 años) posterior a la vasectomía. En las mejores series el paciente vuelve a hacer fértil hasta en un 60-80%, sin embargo esto no garantiza que los espermas sean viables o que la pareja vaya a quedar embarazada. Sin embargo pueden acudir a otras terapias de fertilización asistida como lo es la fertilización in vitro.

Llámenos ahora

Whatsapp

Clínica Bíblica

EXT 4000

Clínica UNIBE

EXT 7301